"Pura Vida" expresión de satisfacción usada en Costa Rica para manifestar pasión por la vida. Este blog nace con la intención de mostrar algunas de mis imágenes captadas en espacios naturales y rurales singulares. Con él, pretendo fomentar en el espectador un espiritu sensible para valorar y respetar el medio rural y natural.




¡Esto del medio ambiente! ¿Será porque ya destruimos la mitad?


http://www.fotogomariz.jimdo.com

NUEVA WEB DEL AUTOR: FOTOGRAFIA DE VIAJES Y NATURALEZA




Para enlazar hacer clic en la imagen

jueves, 6 de octubre de 2011

IRLANDA, LA ISLA ESMERALDA

¿Qué podría decirse de un país como Irlanda en unos párrafos? ¿Se podría añadir algo nuevo sobre sus hermosos y omnipresentes símbolos? ¿Cabría reiterar que representa una de esas fabulosas “islas de la música” –junto con Cuba, Brasil o la India (algún día lo explicaré)– capaces de conquistar al mundo entero? ¿Que, al borde del tremebundo Océano Atlántico Norte, ha sido durante siglos el último refugio de la cultura celta y, por lo tanto, de usos de la tierra y de costumbres ancestrales? En esta entrada, dedicaremos unas rápidas pinceladas a este cosmos finito, a esta excepción de la civilización occidental asediada por el caos del progreso exponencial.

Pasear por los imponentes acantilados occidentales, como los de Skellig, Moher o Inishmore invita a preguntarse qué clase de monjes, de guerreros o de pescadores, qué clase de hombres y mujeres ha podido subsistir arrinconada contra el batir de las olas y de los vientos oceánicos. Desde luego, un pueblo capaz de alimentarse de algo más que de carne, pescado y frutos de la tierra. Una raza capaz de sobreponerse o arrojarse al océano antes que rendirse a las inclemencias o al enemigo. Os aseguro que el fuerte de Dún Aengus, cortado por el acantilado noroeste de Inishmore (Islas Aran), es un escenario homérico.

¿Cuál habrá sido, entonces, el maná de las gentes de Irlanda? Quizás, las malas lenguas dirían que no ha sido el agua, tan abundante en el país que, encauzada, desbordaría mil veces el Shannon; pero sí los elixires de las destilerías y de las cervecerías, que jamás aplacarían la sed de parroquianos y turistas. Otras lenguas mejor intencionadas dirían que, según el momento, los tradicionales airs, reels y jigs inflaman el espíritu irlandés hasta América y todavía permanecen en él mucho después de los bailes y las fiestas. En verano el folk, el jazz, el rock ni siquiera se quedan atrás en el bar, sino que acompañan por las calles desde Temple Bar, en Dublín, hasta Merchants’ Road, en Galway; desde el Triskel Arts Centre de Cork hasta la Grand Opera House de Belfast.

Sea cual sea la clave de esa vitalidad irlandesa, acaso opuesta a la saudade de aquellos otros celtas también abocados al Atlántico, es perfectamente reconocible a cada paso, en cada rincón, por cada detalle. El umbral irrepetible de una casa. El helecho dibujado en la espuma de un café. La afabilidad y la serenidad con la que los amigos, las familias y hasta los desconocidos conversan frente a la chimenea en el pub. Un buen Irish stew con una pinta de Smithwick’s cuando regresas aterido del burren. El ingenioso humor de los narradores. La iglesia de St Mary llena de fieles un miércoles por la tarde. El primer rhubarb pie, a unos metros escasos del claustro agustino de Cong –el Innisfree de John Ford– entre Galway y Mayo. El trasminante aroma de los panes de Griffin’s Bakery. El orgullo de la propia historia, científica o legendaria, y de las tradiciones. Los bermejos rizos de una mujer… Las innumerables pinceladas sólo podrían salir de una paleta ciclópea o de la cabeza de James Joyce.

Sláinte, Éirinn!

Texto: Carlos G. Salazar




Irlanda ha sido el último destino elegido para conocer en las recientes vacaciones de Septiembre. Como siempre se ha tratado de realizar un reportaje fotográfico sobre las zonas visitadas destacando su grandiosidad natural. Comenzó en la capital, Dublín, trasladándonos posteriormente a los condados de Kerry y Galway donde se realizaron diversas rutas costeras y de interior.
Desde aquí os invito a contemplar las imágenes captadas, cliqueando en la entrada directa de mi web o a través de la siguiente dirección:

http://fotogomariz.jimdo.com/galeria/irlanda-ireland/